610 328 259 info@salvadorsuarez.es

LOS AMULETOS.

La palabra amuleto viene del latín «amuletum» y significa apartar o alejar. Los amuletos tienen como misión alejar, ahuyentar e impedir que el mal o las energías negativas actúen en la persona que los lleva o en su entorno cercano, actúan como un escudo protector. Amuletos y talismanes han desempeñado un importante papel en numerosas culturas y lo siguen haciendo aún en nuestros días. Desde la antigua civilización egipcia hasta las culturas precolombinas y orientales. Capaces de ejercer influencia sobre el cuerpo humano, poseer poderes curativos y generar bienestar.

AMULETOS PARA EL HOGAR. Para proteger la casa, hay muchos y variados amuletos, pero si lo que quiere es que el amuleto protector pase desapercibido, le ofrezco una serie de formas, figuras u objetos que actuarán protegiendo el hogar de malas vibraciones y darán protección.

PROCEDIMIENTO. Lo primero es preparar la figura u objeto que elija de amuleto, para que funcione como tal. Elementos necesarios: una vela blanca, polvo de hojas secas de laurel, el amuleto elegido, aceite en esencia (puede ser de sándalo, jazmín, hierbabuena, etc.)

Unte la vela blanca con la esencia de aceite que haya elegido. Enciéndala mientras hace o reza una oración a su guía espiritual o a su santo de más devoción. Déjela en un plato grande.

Luego rodee el plato donde está la vela con el polvo de las hojas secas de laurel. Y ponga el amuleto cerca de la vela y deje que se consuma.

Después de consumida la vela unte el amuleto con el aceite esencial que usó para la vela y póngalo al sol de la mañana durante una hora.

Coloque el amuleto en el lugar correspondiente de su casa.

OBJETOS QUE SE PUEDEN USAR COMO AMULETOS.

El delfín. El delfín es un animal inteligente y con gran capacidad de comunicación. Un amuleto con su forma protege de los conflictos, peleas y problemas familiares. Se debe colocar en los pasillos donde se entrecruzan los caminos, o bien en el lugar central de la casa.  

El ojo. Un talismán con esta forma previene de las desgracias o de problemas graves que puedan afectar a algún miembro de la familia. Por ello es ideal colocarlo en los dormitorios.

La herradura. Es uno de los talismanes más tradicionales, es un gran protector del hogar y catalizador de las energías, pues absorbe las energías positivas y neutraliza o desvía las negativas. Pero debe tener en cuenta que es muy importante que tenga 7 agujeros y que haya sido usada. Se debe colocar en la puerta de entrada por la parte de adentro, con las puntas hacia abajo.

El elefante. Cuida de todos en la casa, beneficia los planes que tengan en común, intermedia para que los posibles obstáculos, que ocurran dentro de la casa, no tengan efecto. Protege del mal de ojo y de las envidias. Debe colocarse donde se reúna la familia con más asiduidad. Asegura los bienes obtenidos. Con la trompa hacia arriba es un eficaz amuleto de atracción de la buena fortuna o suerte. Ya que simbolizan el trabajo en equipo y el buen funcionamiento en comunidad, si tiene un socio, no dude en tener en su trabajo un amuleto con forma de elefante. Además protegerá su ámbito de trabajo. No permitirá que el dinero se evapore y ayudará a invertir bien el dinero y tener suerte en juegos de azar.

El laurel. De tradición occidental, limpia la energía negativa y la convierte en positiva. En su estado natural se colocan hojas detrás de la puerta principal del hogar o dónde tenga que pasar todo el mundo que quiera acceder a la casa.

El ajo. Es el más antiguo y más famoso amuleto natural de protección que se utiliza en todo el mundo. Como amuleto ahuyenta los malos espíritus y las vibraciones negativas en general. Colocados en la cocina (en forma de ristra) impedirá los inconvenientes, como quemaduras, incendios, obstrucción del desagüe. También lo utilizan muchas hechiceras y chamanes como amuleto de curación. Se dice que el ajo está regido por Marte. Puedes ponerlo en la bolsa de tu pantalón o en el bolso de mano.

La rana. Ahuyentará la negatividad, y dará buen cauce a los proyectos económicos, atrae los bienes materiales. Evitará también enfermedades contagiosas y protegerá la salud de la familia. Debe colocarse en el salón o en el comedor.

La lechuza. A pesar de pertenecer a la oscuridad, actúa como protectora de energías negativas. Tanto la lechuza como el búho proporcionan atracción personal e intuición. Tener un amuleto con esta figura puede ayudarlo a resolver favorablemente todo tipo de cuestiones relacionadas con el dinero. Si está a punto de realizar un negocio algo arriesgado, lleve siempre con usted un amuleto con forma de lechuza. Eso favorecerá su intuición. Puede colocarlo en el mueble de salón, en una parte que pase desapercibido pero que no esté escondido.

 

 

 

 

La luna. Este talismán está indicado para las chicas y para los más jóvenes de la familia. Si tiene un miembro de la familia joven y además de sexo femenino este será un buen regalo, que sea regalado es muy importante en este caso. Procura bienestar.

Espejo.El espejo es un elemento trascendental, un portal del inconsciente. Tiene una connotación, que tiene que ver con la Magia en mayúscula y con el conocimiento esotérico. Es un portal dimensional para el trabajo mágico y nos permite ingresar a un nivel de conciencia más profundo de nuestro ser y conectarnos  con dimensiones diferentes. Como amuleto rechaza la negatividad y repele los malos espíritu. Si el espejo lleva inscrito o dibujados un cristo, algún símbolo tibetano o de Feng Shui, mucho mayor será su efecto. Desvía todo lo negativo que se refleje en él o entre por la puerta. Se coloca tras la puerta, de manera que todo o todos los que entren por ella se vean en él.

Un Buda. Tener una un Buda en casa atrae el dinero y la buena suerte. Lo ideal es poner un plato al lado suyo con algunas monedas, ofrecerle dulces y golosinas. Un buen lugar donde ponerlo es en el salón.

La pirámide. Actúa como un concentrador de energías cósmicas. Puede tener algunos efectos como: acelerar el crecimiento de las plantas, ayudar a cicatrizar heridas, calmar y estabilizar el sistema nervioso. Se puede colocar en el salón en el lugar más céntrico de la estancia.

La Amatista. Una gema de Amatista, de por sí sola ya tiene poderes propios. Antes de ritualizarla, conviene ponerla en agua y sal y la luz del sol y la luna llena, para cargarla energéticamente. Como amuleto protector de la casa y de los niños principalmente, se coloca una drusa de esta gema en el salón de estar, lejos de la televisión o aparatos electrónicos. Colocada en la entrada de la casa transmuta todo lo negativo que pasa por la puerta, envidias, mal humor, negatividad, etc. una debajo de la almohada propicia un buen sueño y aleja las pesadillas y el insomnio. En forma de geoda se coloca a los pies de la cama para desarrollar y aumentar la confianza en la pareja.

INFO: GOOGLE Y SALVADOR SUÁREZ

 

Menú de cierre