610 328 259 info@salvadorsuarez.es

LOS ARCHIVOS AKÁSHICOS

Los registros akásicos o registros akáshicos (de akasha, en sánscrito: cielo, espacio, éter) son una especie de memoria de todo lo que ha acontecido desde el inicio de los tiempos que estaría registrada en el éter. Allí se almacenaría todo lo que ha acontecido desde el inicio de los tiempos y todos los conocimientos del universo.

Actualmente muchas personas que siguen la corriente de la Nueva Era creen en la existencia de estos registros.

El adjetivo akáshico es un neologismo que proviene de akasa, un término existente en el antiguo idioma sánscrito de la India, que significa ‘éter’ (un fluido impalpable, inmaterial, sutil e intangible, que los antiguos hindúes suponían que penetraba todo el universo y sería el peculiar vehículo del sonido y la vida). Pero no hay ninguna palabra sánscrita que signifique «registro akáshico», a pesar de que el sánscrito es un idioma muy exhaustivo en lo que respecta a nombrar fenómenos paranormales.

 

La doctrina ocultista nos habla de los Archivos Akásicos como una especie de bancos de memoria cósmica donde se almacena la información de la conciencia colectiva; acciones, pensamientos, sucesos, palabras, todo se encuentra en Akasha un “mundo” superior al que sólo pueden acceder los iniciados, aquellos que logran un estado de conciencia elevado a través de la práctica de la meditación y los viajes astrales.

Los desdoblamientos (viajes astrales) pueden ser:

  • Inconscientes, es decir, sin la participación voluntaria del sujeto, casi siempre son tomados como sueños y se originan la mayoría de las veces porque la persona ha sufrido un gran trauma (un cambio muy fuerte e importante) en su vida. Puede ocurrir también que ciertas personas posean una sensibilidad mística innata que ignoran o no han querido o podido desarrollar plenamente, pero que se manifiesta de vez en cuando aunque la persona afectada lo piense como sueños ya que no comprende en absoluto que le sucede.

 

  • En un nivel más elevado encontramos los viajes astrales conscientes, aquellos en los que la persona sabe perfectamente que busca y cómo lograrlo a través de unas técnicas determinadas que hacen imprescindible una preparación metódica y un nivel de conciencia superior al ordinario. Es recomendable realizar este tipo de experiencias siempre acompañado por un guía, ya que podría ocurrir algún problema como que se rompiera el cordón de plata que une el cuerpo y la consciencia a causa de una mala praxis.

 

  • Por último tenemos los viajes astrales inducidos, que son aquellos estados de conciencia producida por otra persona normalmente a través de la hipnosis, o bajo la dirección y/o acompañamiento de un guía o maestro.

La proyección astral requiere de unas condiciones medioambientales determinadas, cuando estas se dan y el viaje se produce, cuerpo y alma o mente o cómo se quiera llamar, permanecen unidos gracias a lo que los ocultistas denominan el cordón de plata. A través de los viajes astrales la persona con el conocimiento adecuado podrá lograr el objetivo de conocer no sólo los archivos Akásicos, sino desplazarse hasta donde desee. Para regresar a su cuerpo físico es suficiente con que así lo piense.

 

 

Lectura de registros akáshicos

Es útil para:

  • Personas que se encuentren en crisis de vida y necesiten, por fin, una orientación.
  • Personas que quieran conocer su propósito de vida.
  • Personas que repiten conflictos y quieran conocer cuando, como se originaron y lo más importante como solucionarlo.
  • Personas en crisis espiritual que quieran conectarse a los maestros ascendidos para pedir consejo.

 

Los Archivos Akáshicos contienen el testimonio de todo cuanto ha sucedido en el mundo.


Los diversos mundos tienen, cada cual, sus Archivos Akáshicos, del mismo modo que cada país posee sus propios programas de radio. Todos aquellos que poseen conocimientos suficientes, pueden sincronizar con el Archivo Akáshico de cada mundo; no tan sólo del suyo propio, y se pueden enterar de los acontecimientos históricos y de las falsificaciones contenidas en los libros de la historia.

 

Pero, en los Archivos Akáshicos, hay algo más que un recurso para satisfacer la propia y vana curiosidad. Podemos consultarlos y ver nuestros planes personales.
Cuando morimos para este mundo, vamos a otro plano de existencia, dentro de la cual todos tienen que verse cara a cara con las propias obras; lo que hicimos y lo que dejamos de hacer, debiendo hacerlo. Veremos el conjunto de nuestras vidas, con la velocidad del pensamiento.

Lo veremos a través de los Archivos Akáshicos, y no sólo desde el momento que lleváramos las cosas a la práctica, sino desde aquellos momentos antes de nacer, en los cuales planeamos cómo y dónde habríamos nacido……Con el Archivo Akáshico podemos viajar hacia atrás a lo largo del camino de la historia; ver todo cuanto ha sucedido, no tan sólo en este mundo, sino también en otros mundos.

 

Fuente: Salvador Suárez e internet

Deja un comentario

Menú de cierre