610 328 259 info@salvadorsuarez.es

Feng-Shui: Significa viento y agua.
Es un antiguo arte de diseño que pretende mantener el equilibrio entre las personas y su entorno, utilizando la naturaleza y el sentido común.
Se trata de relacionar las fuerzas visibles e invisibles de la naturaleza

Una manera sencilla y eficaz de armonizar el flujo de energía general de tu casa con la circulación natural de la energía es colocar uno de los cristales asociados a cada punto cardinal en el lugar adecuado, ya sea en el interior o en el exterior de la vivienda. Sólo se necesita una BRUJULA para localizar la posición exacta de cada punto.

En una casa con jardín puedes enterrar el cristal e incluso disponerlo a los pies (al lado de la raíz del árbol); si se trata de un apartamento lo puedes colocar sobre una mesa o repisa, en el suelo o como prefieras siempre y cuando respetes la orientación.

Norte: ónice negro y lapislázuli.

Sur: rubí, fluorita, violeta, amatista, cornalina, granate y jaspe rojo

Este: aventurina, esmeralda, malaquita, jade y crisopasa.

Oeste: calcita, cuarzo blanco y hematite gris.

Noroeste: crisocola, turquesa y azurita por ser piedras rugosas y opacas,  hematite gris, piedra luna, apofilita y cuarzo blanco.

Suroeste: cristales dorados y amarillos; también la rodocrosita y otros cristales representativos de la tierra.

Sureste: cristales verdes.

El cuadrado Ba-Gua se emplea en Feng-Shui simplificado para distribuir la mejor manera las estancias de la casa. El objetivo es permitir que la energía pueda fluir libremente.

Se trata de una cuadrícula que representaría nueve cuadrados iguales, con la orientación de la casa y las habitaciones que les corresponden. De todos modos, se debería intentar que la disposición de la casa se acercara lo máximo posible a la que describe el cuadrado Bagua.

Lo-Shu básico o cuadrado mágico

El mapa Bagua se utiliza para ubicar cada zona en el plano de viviendas y oficinas. Para su mejor aplicación se lo representa como un cuadrado dividido en 9 secciones
llamado cuadrado mágico o Lo-shu básico.

 

El cuadrado mágico Lo Shu es el símbolo más importante de la Escuela de la Brújula. Su nombre «Lo
Shu» fue transmitido al emperador Fu Hsi sobre el caparazón de una
tortuga que nació en el río Lo de China.

 

Se aplica un cuadrado mágico o Lo-Shu básico donde se distribuyen los números y las direcciones en nueve casas que representan los ocho trigramas más el
centro.

 

Todos los números en cualquier dirección siempre suman 15. El número 15 es el número de días que tarda la luna creciente en llegar a convertirse en luna llena;
y la luna menguante en luna nueva. El cuadrado mágico representa la influencia
del tiempo en nuestras vidas.

Mediante la superposición del cuadrado mágico sobre el plano de la vivienda se determina cual es la mejor habitación para cada actividad.

ENTRADA

Haz un esbozo de la habitación, coloca la puerta principal en la parte inferior de la página, dibuja un rectángulo alrededor de su perímetro, divídelo en nueve secciones iguales y nómbralas
según el mapa bagua.

Lo más corriente es que el bagua de la casa y el de cada habitación no coincidan. La puerta o la entrada a un espacio es la guía para dibujar el mapa bagua, y cada estancia se puede dibujar individualmente y adecuar como corresponda.

Ya hemos visto cómo trazar el mapa bagua de la casa, y de cada habitación individual.

Ahora debes evaluar el perfil de tu mapa bagua. Para ello, revisa cada zona bagua de tu casa, luego la de cada habitación, y hazte las siguientes preguntas:

¿Qué habitación o área hay en cada zona bagua?
¿Qué tengo allí?
¿Está ordenado?
¿Me gusta todo lo que veo?
¿Veo una correlación entre lo
que hay en cada zona y mi calidad de vida?
¿Qué puedo mejorar?
¿Cuál es la primera zona en la
que voy a trabajar?

Este proceso puede ser muy revelador.  A menudo descubrimos que la condición de las zonas bagua de nuestra casa tiene una relación directa con esa faceta particular de nuestra vida.

Esto sucede continuamente. Los objetos que nos rodean a diario nos dan energía o nos la quitan. Si no nos favorecen, puede que hagan que las situaciones desfavorables no desaparezcan. Una vez se han eliminado, el chi mejora.

Cuando quieres cambiar algo que es mediocre en tu vida, o algo que te hace desgraciado o te agobia, puede que experimentes cierto caos hasta que se establezca el nuevo orden. Al trabajar con el bagua, potenciamos el flujo del chi, y ese aumento en la energía hace salir a la luz todo lo que está oculto.  Si aspiras a la excelencia, primero tendrás que acabar con todo lo mediocre.

Cuando introduces esta antigua ciencia en tu vida, al principio, mientras tus intenciones se abren camino hacia la materialización, puede parecerte que está pasando un torbellino. La vida puede volverse caótica ya que algunas facetas se reorganizan para reflejar armoniosamente tus metas. Haz el mapa del mar del chi que atraviesa tu casa y dale forma para reflejar quién eres ahora y todo lo que aspiras a ser

Cada uno de los cinco animales celestiales tienen su propia cualidad y se relaciona con un animal.

Tortuga negra

La cual está situada a nuestras espaldas, viene a ser una montaña que nos protege de los peligros que nos puedan acechar por detrás, sirviéndonos de protección y nutrición.
Representa la seguridad y el apoyo en la vida.
Simboliza el norte y el invierno.
Este Chi es misterioso e incita al sueño, la tranquilidad y la meditación.
El elemento o energía asociado a ella es el AGUA.

Dragón verde

Se haya situado a la izquierda de la tortuga y más alto que ella (mirando a ésta de frente). Es el animal celestial más poderoso, pues quien se imagina la vida sin las plantas, árboles y demás vegetación.
Representa la abundancia y la prosperidad en la vida.
Simboliza el este y la primavera.
El Chi que fluye de esta dirección es suave y protector, además de traer sabiduría y cultura.
Está asociado al elemento MADERA.

Tigre blanco

Ubicado a la derecha de la tortuga (mirando a ésta de frente), su altura debe ser un poco más baja que la del Dragón, pero más alta que la Tortuga.
Representa la protección en la vida.
Simboliza el oeste y el otoño.
Es impredecible y puede llevar a muchas rupturas y problemas, pero puede ser usado para tener ventajas si se desean aventuras.
Asociado con el elemento METAL, muy importante pues a partir de él se producirá el Agua, tan necesario para nosotros.

Serpiente o cobra

Este será el espacio ocupado por nuestra casa, las construcciones más favorables serán las de formas cuadradas y armoniosas.
Asociado con el elemento TIERRA.

Ave Fénix o cuervo rojo

Situado al frente, normalmente será un espacio abierto con un pequeño promontorio, de esta forma el ave puede realizar su vuelo y vigilar desde dicho promontorio.
Representa las buenas oportunidades que puedan surgir en la vida.
Simboliza el sur y el verano.
Desde esta dirección el Chi trae salud y energía.
Asociado al elemento FUEGO.

Así, de esta forma, tenemos a los 5 elementos energéticos en armonía y en su periodo de creación, según entramos tenemos que el FUEGO (FÉNIX) produce TIERRA (SERPIENTE) que genera METAL (TIGRE) que crea AGUA (TORTUGA) y que nutre la MADERA (DRAGÓN).

En la vida cotidiana esto vendría a significar lo siguiente: a la hora de sentarnos para comer, estudiar, dormir, o en nuestra oficina.

  1. a) En el exterior
    El ideal del feng shui para una orientación perfectamente favorable en este sentido es de la siguiente manera.
    Detrás de la casa ha de estar representada la tortuga negra a modo de una gran colina o un edificio que la emule afín de simbolizar el apoyo de la casa de manera que se tenga siempre presente en cualquier circunstancia de la vida.
    Delante de la casa debe existir una amplia zona abierta donde no haya nada que obstaculice el horizonte. Así se representará al ave fénix rojo que traerá numerosas y buenas oportunidades a tu vida.
    A la izquierda de tu casa, mirando desde ella, tendrá que haber una hilera de colinas suaves y onduladas que representarán al dragón verde, de manera que la abundancia y prosperidad se instalen en tu casa y en tu vida para siempre.
    A la derecha de tu casa, deben existir unas colinas muy bajas que representen al tigre blanco que te traerá toda la protección necesaria que necesites en cualquier momento.

    2. b) En los interiores
El exterior la mayoría de las veces no podemos modificarlo, pero sí los interiores, de esta forma por ejemplo en el caso de una oficina o despacho, nuestra tortuga podría ser una pared, nuestro tigre un mueble de escritorio y nuestro dragón una planta bien alta, la serpiente sería nuestro escritorio y entonces, deberíamos dejar un espacio libre delante de él (o mantener nuestra mesa de trabajo limpia y en orden), representaría el fénix.

Por ejemplo en nuestro dormitorio, la distribución podría ser la siguiente: La cama debe estar apoyada hacia una pared, de manera que cuando nos acostemos tengamos detrás de nuestra cabeza algo sólido que representa a la tortuga negra.
De frente deberemos dejar el mayor espacio libre posible, y si pudiéramos tendríamos a nuestros pies la puerta de la habitación. Así representamos al fénix rojo.
Mirando hacia la dirección fénix, a nuestra izquierda debe estar situado el dragón verde representado a través de unos muebles altos como los armarios o estanterías.

La energía adquiere diferentes cualidades dependiendo de la dirección de la que fluya.

EL PA KUA

 

 

Pa kua, «secuencia del cielo tardío»

El pa kua o ba gua (‘ocho estados de cambio’) es el nombre que recibe un símbolo de origen chino compuesto por ocho trigramas (agrupaciones de tres líneas, unas sobre otras, algunas enteras y otras cortadas) ordenados de una manera determinada alrededor de su Origen

Diagrama del Río (Amarillo) (河圖; Hétù)

La traducción de los vocablos chinos, pa significa ‘ocho’, y kua ‘mutaciones’, ’transformaciones’ o ‘cambios’. Cada uno de los ocho estados de cambio se representa con tres líneas, pudiendo ser completas o cortadas, yang o yin (⚊ o ⚋). Según la leyenda, fue el mítico emperador chino Fu-Hi quien vio la existencia de similitudes entre las marcas inscritas en el caparazón de una tortuga a orillas del río Amarillo y las constelaciones del cielo. A partir de dicha observación, creó los ocho trigramas, que rigen las leyes universales, el orden del mundo, los fenómenos de la naturaleza, y al ser humano. Cada trigrama está en relación con uno de los ocho puntos cardinales.

Significado

Pa kua, «secuencia del cielo primitivo»

Hay muchas maneras de ordenar los trigramas; el que se ejemplifica a continuación pone énfasis en su estructura familiar.​ Las direcciones de compás son las de la «secuencia del cielo primitivo», atribuida a Fu-Hi en el 3000 a. C. (aunque no aparece por primera vez sino hasta el siglo undécimo de nuestra era). Parece que se trata de una secuencia de números binarios.​

800 años después aproximadamente apareció el Ba Gua del Cielo Posterior. Figura de arriba.

2000 años después los 8 Trigramas se combinaron para generar 64 Hexagramas y el movimiento energético de la naturaleza se haría más detallado con el ordenamiento del Rey Wen.

Se explican a continuación los Trigramas siguiendo el ordenamiento de Fu Xi.

  1. CH’IEN (☰), Tres trazos superpuestos, representa al Cielo y al padre. Reina en el sur.
  2. K’UN (☷), Tres trazos quebrados superpuestos, representa la Tierra y a la madre. Reina en el norte.
  3. CHEN (☳), Un trazo continuo en la base y dos quebrados arriba, representa el trueno y al hijo mayor. Reina en el nordeste.
  4. K’AN (☵), Dos trazos quebrados y un trazo continuo en el centro, representa el agua y al hijo del medio. Reina en el oeste.
  5. KEN (☶), Dos trazos quebrados superpuestos y uno continuo arriba, representa la montaña y al hijo menor. Reina en el noroeste.
  6. SUN (☴), Un trazo quebrado en la base con dos trazos continuos encima, representa el viento y a la hija mayor. Reina en el sudoeste.
  7. LI (☲), Un trazo quebrado en medio de dos trazos continuos, representa el fuego y a la hija del medio. Reina en el este.
  8. TUI (☱), Dos trazos continuos superpuestos, con un trazo quebrado encima, representa el lago y a la hija menor. Reina en el sudeste.

En cuanto a sus correspondencias matemáticas y cosmológicas, su registro más antiguo es en los escritos de Shao Yong hacia 1111 d.C. en el siglo undécimo de nuestra era. Es a él a quien se deben los diagramas que conocemos hoy del Ba Gua y El Yi Jing.

(⚋ y ⚊) como los números binarios 0 y 1, los números decimales que corresponden a las líneas yang son: arriba: 1, medio: 2, y abajo: 4.

Como se ve, todo origina en el Taiji. Los elementos de los trigramas corresponden al antiquísimo sistema de las cinco fases, o wu xing:

elemento metal metal fuego madera madera agua tierra tierra
triagramas
número binario 111 110 101 100 011 010 001 000
número decimal 7 6 5 4 3 2 1 0

n centro, el yin-yang.

 

 

 

Menú de cierre