610 328 259 info@salvadorsuarez.es

Equinoccio de Otoño Otoño : Rituales para conectar con la Naturaleza y volver a empezar

.-otono El Equinoccio de Otoño o el Primer Día de Otoño,  pinvita a la reflexión. Laes invito a reflexionar  desde la cosecha,   que frutoss estamos  recogidos, que hemos cochechado, lo bueno y lo que no  nos gusta todo  lo hemos recogido porque lo hemos cocechado  cuales son las cochechas que quiero tener en forma de proyectos ahora  les dejo unos interesantes rituales que lespermiten conectar con la Naturaleza y volver a empezar con un enfoque más espiritual.

.

El 21 de septiembre marca el final del verano, la estación de la plenitud, por lo que, a partir de ahora, y hasta el solsticio de invierno, los días serán más cortos. La luz comienza su viaje de regreso a la oscuridad. Pero esta fecha es también el inicio de una segunda cosecha para muchos productos de la Tierra. De ahí que desde la Antigüedad los pueblos agrícolas hayan multiplicado los rituales en torno a ella para darle la bienvenida y atraer una nueva prosperidad.

A continuación de presentamos varios de ellos para que te conectes con la Naturaleza y comiences nuevamente:

Altar de otoño para el bienestar: En un lugar tranquilo de tu casa extiende sobre una pequeña mesa una tela de color tierra o uva. Pon sobre ella un cuenco que contenga hojas de roble (curación), bellotas (longevidad), avellanas (reconciliación y felicidad en el amor), ramitas de pino (dinero) o ciprés (protección) y unas granadas (poderes psíquicos y sabiduría). Junto a ellas pon una copa con vino blanco (alegría) y enciende una vela marrón o hecha de miel (abundancia material). Enciende una ramita de incienso de pino, de ciprés o de enebro, todos ellos protectores. Activa el altar, es decir, enciende velas y el incienso los días de la Luna creciente (del 21 al 28 de septiembre). Luego, una vez a la semana durante todos los meses de otoño. Mientras esté activado siéntate como mínimo diez minutos frente a él. Relaja tu respiración y visualiza todo aquello cuanto desees conseguir. Cuando desees desactivarlo extingue la llama de las velas con un apagador o con tus propios dedos.

 

Transformación completa: El otoño es también una época muy propicia para reflexionar sobre el principio y el final de todo. Recuerda que el apego al pasado impide la llegada de lo nuevo. No tengas miedo al cambio. Si deseas liberarte de preocupaciones y ver transformada tu vida, realiza este sencillo ritual. Escribe en una hoja blanca, no muy grande, todo cuanto desearías transformar en tu vida. Dibuja símbolos que representen tus sueños junto a cada línea. Luego, acude en un día otoñal en el que sople viento a un lugar elevado, a ser posible una colina o una montaña. Permanece de pie ante el aire, respira y piensa cómo penetra el viento en tu mente y te ayuda a conseguir tus propósitos. Luego siéntate y contempla el cielo mientras imaginas que bebes con los ojos el color azul. Si hay nubes en el firmamento, sigue su curso con la mirada al mismo tiempo que inspiras y espiras lentamente. Escucha el latido de tu corazón. Por último, ponte de pie y entrega tu hoja al viento a la vez que visualizas con todas tus fuerzas tus cambios. Si la brisa se lleva el papel rápidamente, tus deseos se cumplirán pronto. Si el folio cae junto a ti, inténtalo de nuevo. Tres tentativas fallidas significan que tendrás que poner mucho de tu parte para cambiar las cosas.

 

Libérate de bloqueos energéticos: Llena la bañera con agua caliente y pon un cuarto de kilo de sal marina en ella, junto con unas gotas de aceite de almendras. Enciende una vela plateada, entra en el agua y relájate. Siente cómo la sal limpia todos los pensamientos y las actitudes negativas de los que deseas deshacerte. Visualiza tus defectos o aquellos comportamientos que te crean problemas en tu vida cotidiana como si fueran una enfermedad de la que te liberas. Respira profundamente. Realiza el ejercicio como mínimo durante diez minutos. Luego quita el tapón de la bañera y observa cómo se marcha el agua y con ella todo lo que suponía una carga mental o física para ti. Cuando la bañera se haya vaciado por completo toma una ducha de agua templada o fresca. Sécate y apaga la vela.

Para la abundancia

A partir del  22 pon un plato con futas  , flores típicas de la época y frutas   y monedas   enciende una vela de color naranja  o amarilla (simbolizando el otoño) enciende inciensos hechos con hierbas como eucalipto, laurel etc. o bien puedes utilizar los ya  preparados que se venden , Aprovecha la   desde el   Luna creciente  desde el 21. Aprovecha este atardecer o cualquiera de los siete siguientes para atraer ingresos extras a tu vida. Para ello coloca un plato hondo o una fuente con agua en tu ventana o terraza e intenta que un rayo de luz lunar se refleje en él o que, al menos, quede expuesto a su influjo. Pon una moneda o una joya de plata en el recipiente. Luego sumerge las manos en el agua mientras te concentras en tu necesidad de riqueza. A continuación deja que las manos se sequen solas. La tradición asegura que en los veintiocho días siguientes recibirás dinero de una fuente inesperada.

 

Rentabiliza tu caudal espiritual: El otoño simboliza la madurez del año y, por eso, es el momento idóneo para reflexionar sobre los logros espirituales.  Ha llegado la hora de que tomes contacto con tu energía espiritual. Aunque el ritual para conseguirlo se puede hacer en el suelo de tu casa, será mejor si encuentras un lugar en plena Naturaleza. Elige una postura cómoda y visualiza tu espíritu como si fuera el de un niño. Habla con él y pídele que entre en contacto contigo. Mientras lo haces, procura sentir el latido de tu corazón al tiempo que notas cómo la energía de la Tierra penetra en tu interior. Respira profundamente. Repasa mentalmente los comportamientos negativos que te gustaría eliminar de tu vida y las facetas positivas que te gustaría potenciar. Luego pide a tu espíritu/niño que te ayude a conseguir tus metas en esta nueva etapa y que te recuerde tu objetivo al menos una vez al día. Practica este ejercicio durante diez minutos. Por último, en tu habitación, pon un plato con un puñado de tierra.

MEDITACION CON LA MADRE TIERRA.  GRACIAS POR TODO LO QUE ME DAS

editación para La Madre Tierra

Arcángel MiguelNos abrimos al cosmos y dejamos entrar con nuestra respiración un rayo de luz blanca divina en nuestro cuerpo. La luz llega a cada célula de nuestro cuerpo. Brillamos en la luz y nos sentimos acogidos y agradables.

Nos conectamos con el planeta tierra «Gaia». La luz de dentro de nosotros entra hacia la tierra y penetra profundamente hacia el interior y se conecta con el chackra de de nuestro planeta, con el útero de cristal de Gaia.

Dentro de esta luz estamos en unidad con el cosmos y la tierra, somos uno dentro de nosotros y con todo lo que es…

Sentimos nuestro aliento fluir por nuestro cuerpo. Abrimos nuestro corazón y nos concentramos con nuestra conciencia al centro del corazón. Conectamos con nuestra luz interior, nuestra fuerza crística, la fuente divina dentro de nosotros. Amor, Fuerza y Paz fluye por nuestro corazón y nos llena por completo.Llevamos nuestra atención a la manifestación en nuestro presente de que somos AMOR INCONDICIONAL obrando en frecuencias multidimensionales el AMOR DIVINO en la TIERRA.

(mantener la energía unos momentos)

 

La fuerza divina, que SOMOS dentro de nuestros corazones, llena todo nuestro ser. Se amplia fuera de nuestro cuerpo y se une con todos los energías de todos los otros seres físicos o etéricos en este espacio.

 

Brilla sobre todo el espacio donde nos encontramos, sobre el lugar y la ciudad. Esta fuerza se amplia por todo el país, sobre el continente uniéndose con todas las energías divinas en la superficie de la tierra a una luz mayor, a una fuerza superior, a una red de amor y de paz.

Nuestra fuerza divina y unida penetra profundamente la tierra, hasta su corazón cristalino. Allí se anclan nuestras energías y fluyen en rayos potentes de luz hacia la superficie de la tierra, pasándola repartiéndose en nuestro sistema solar, en el universo y en todos los niveles del cosmos, penetrando todo lo que es.(mantener un momento)

Todo es luz, todo es amor y todo ahora es paz, dentro de nosotros y por todos partes.

Estamos en casa, en casa de dios, en casa dentro de nosotros. Hemos vuelto a la unidad de la creación. Vuelto al paraíso, del cual salimos hace tiempo, para experimentarnos a nosotros, para ser un humano.

Reconocemos claramente, quienes somos criaturas en la conciencia de la luz, del amor divino y de la paz universal.

En la conciencia de nuestra presencia divina damos luz a la nueva tierra. Con nuestra luz y con la fuerza del amor dentro de nosotros co-creamos la presencia de lo divino aquí en el planeta. Un mundo lleno de paz, respeto y comprensión.

 

Esta creación se despierta ahora. Se despierta dentro de nosotros, dentro de nuestros corazones. Y a través de nosotros en este mundo. La humanidad reconoce su potencial divino y encuentra el ser humano-verdadero. El plan cósmico, el ascenso hacia la luz se completa.

 

(mantener un momento)

Volvemos con nuestra conciencia de nuevo al lugar donde se encuentra nuestro cuerpo físico. Estamos concientes de donde estamos.

Respiramos profundamente y volvemos al aquí y ahora dentro de nuestra verdad.

Cántico interno (para hacer como lo sientas, si estas acompañado, uniendo las manos, etc.):

Nos pare la Madre Tierra y a ella hemos de regresar

Como el agua fresca por el río hacia el mar.

Nos engendra el Sol radiante y a él hemos de regresar

Cual llama vibrante hasta el cielo alcanzar.

Viento y mar, viento y mar, todo ha de regresar.

Tierra y Sol, Tierra hermosa nos sostiene tu suelo.

De tu dulce aliento y tus aguas vitales depende nuestro ser.

*Oración

Soy la belleza de la tierra verde y la blanca luna entre las estrellas y los misterios de las aguas, y llamo a tu alma para que se levante y venga a mí. Pues soy el alma de la naturaleza que da vida al universo. De mí proceden todas las cosas y a mí han de regresar. Sea mi adoración el corazón lleno de gozo, pues todo acto de amor es mi ritual. Haya belleza y fortaleza, poder y compasión, honor y humildad, risa y reverencia en ti. Y aquellos que busquen conocerme, sepan que su búsqueda y su anhelo de nada servirán si no conocen el Misterio: Si aquello que buscas no lo hallas en tu interior, jamás lo hallarás fuera. Pues mira, he estado contigo desde el principio, y soy aquello que se obtiene al final del deseo.

 

Esto sabemos. La tierra no nos pertenece; nosotros le pertenecemos a ella. Esto sabemos. Todo está conectado, como la sangre une a los miembros de una familia.

Todo está conectado. Lo que le ocurre a la tierra, le ocurre a los hijos e hijas de la tierra.

No hemos tejido la red de la vida. Sólo somos una hebra en ella.

Lo que hagamos a la red, lo hacemos a nosotros mismos.

fuente  google internet y salvador suarez

Deja un comentario

Menú de cierre