610 328 259 info@salvadorsuarez.es

Los perros igual que otros animales pueden ser un Tótems o Animal de poder

Todas las cosas del Universo tienen espíritu y vida. Las rocas, la tierra, el cielo, las aguas, las plantas y los animales, son diferentes expresiones de consciencia, en reinos y realidades diferentes. Y todas las cosas del Universo saben de su Armonía con todo lo demás, y saben cómo Darse uno al otro. Excepto el hombre. De todas las criaturas del Universo, sólo nosotros no comenzamos nuestras vidas con el conocimiento de esta gran Armonía. Nuestro espíritu puede llegar a ser completo mediante aprender a buscar y a percibir, aprender sobre nuestra propia Armonía con todos nuestros hermanos del Universo.

Cada uno de nosotros tiene un animal particular como su Medicina personal. Los Tótems o Animales personales de Poder son los espíritus protectores que nos ayudan tanto en nuestra vida cotidiana como en nuestra búsqueda espiritual de Armonía. Estos Animales de Poder son comúnmente un reflejo de tu yo más profundo, y también representan las cualidades que necesitas en este mundo, pero que con frecuencia están ocultas u oscurecidas.

Citando a Jamie Sams y David Carson:

Cuando exhortas el poder de un animal, estás pidiendo ser envuelto en armonía completa con la fortaleza de la esencia de esa criatura. Adquirir comprensión de estos hermanos y hermanas es un proceso de curación, y debe ser abordado con humildad e intuición. Ciertos aspectos de las lecciones dadas por estas criaturas han sido elegidos para reflejar las lecciones que cada espíritu necesita aprender en el Buen Camino Rojo. Estas son las lecciones de ser humano, de ser vulnerable y de buscar la totalidad con todo lo que existe. Son parte del camino hacia el Poder. El Poder yace en la sabiduría y la comprensión del papel de uno en el Gran Misterio, y en honrar el hecho de que cada cosa viviente es un Maestro. (Medicine Cards)

En numerosas canalizaciones espirituales o akáshicas aparecen animales que estuvieron o están en la vida de la persona para una misión especial de ésta, convirtiéndose en un maestro o un guía espiritual.

De acuerdo al sistema energético de los perros (chakras), el plexo solar y el corazón son la zona más amplia en ellos. Son seres receptores de energía. Ellos vienen a proteger energéticamente a su compañero humano. Por eso es tan común que súbitamente un perro se enferme, o que si su amigo humano esté en riesgo lo presienta, o que tras la muerte del humano, él se deje morir. Porque vienen con una misión y aunque creamos que uno es quien encuentra al perro, es al revés; estos llegan en los momentos indicados, se nos aparecen en la calle y buscan quedarse con nosotros (si es el caso), o simplemente a través de la sincronía llegan a nuestras vidas. El humano puede creer que “escoge” al perrito, pero él a través de su mirada nos “reconoce” y eso hace que cerebralmente se active la “zona de empatía” y decidamos quedarnos con él.

Los perros vienen a enseñar el amor incondicional, no juzgan, no critican, no se ofenden, no almacenan rencor, resentimiento, molestia o tonterías así. El perro perdona, ama, juega. Si lo abandonamos o maltratamos, comienza a aflorar más la parte genética de su estructura primitiva de “lobo”, se hacen agresivos, desconfiados, etc., pero el cariño y el cuidado (aunque lleve tiempo) los regresa nuevamente a su vibración natural de amor incondicional.

 

Y esto pasa igual que en nuestro mundo humano, nuestros hijos sacan a la luz las zonas oscuras de los padres, (el mal genio de la madre, la torpeza del padre) etc. y por supuesto las cosas buenas como el dormilón, alegre, divertido…, asi nuestro perro también “adopta” esos patrones, es que no han visto u oído aquello de que el perro se parece al amo o no es así porque ¿Quién elige a quien? Y es fácil encontrar hasta perros caprichosos, determinantes, compasivos, en definitiva también los perros se encargan de mostrarnos como somos, hacen de espejo de nosotros y es mentir que el perro te saque lo mejor o lo por de ti, el solo pone de manifiesto la verdad de tu corazón y tu psique o en tu alma. Cuando el humano tiene patrones emocionales o hábitos malsanos, el perro comenzará a trabajar con esa energía, y no solamente con el miembro más apegado de la familia, sino con toda la familia. Por eso es importante darles mucha agua (para que transmuten la energía) o llevarlos a reiki (para liberarlos de cargas energéticas innecesarias).

Los animales de compañía también asumen incluso enfermedades y karmas para comprar o ayudar a sus sueños, es por eso que pueden de padecer enfermedades raras, que no son de su especia, la depresión, la angustia, los miedos, terrores nocturnos, etc. , mi consejo para mis amigos/as veterinarios es si quieres sanar al perro, mira a su dueño y trabaja en él (en el dueño) en un sentido holístico

Yo creo que elegimos nuestras mascotas antes de venir a esta vida, y que ellos también eligen a sus dueños en el reconocimiento energético, lo sé porque me costa, hay perros que nos esperan cuando crucemos el mas allá, por nuestros cuidados cariño compañía, etc. y si nos preguntamos que si alguien ha maltratado al perro causándole la muerte, obviamente ese animal no estará en su campo espiritual, pero conocen, saben lo que es el karma, matar animales crea karma, por eso algunas religiones budistas, hinduistas que sacrifican animales para comer oran, piden perdón, y hace rituales Por esa alma al universo

Los peros compañeros del alma

Como decía, es normal canalizando guías espirituales, que aparezcan las almas de los perros, y se comunican conmigo telepáticamente, y me cuentan cosas que les gustaba o desagradaba, a veces mandan mensajes espirituales a sus dueños

Al margen de esto y siguiendo con los perros

Los perros van al cielo y se reencarnan

Cuando pregunto cuándo se presentan a través de las canalizaciones ¿donde viven? me cuentan que hay un lugar espiritual que van allí acompañando a seres de luz, ángeles, maestros ascendidos, con santos

Que algunas almas de perros deciden regresar para acompañar a otros humanos en su tránsito por la vida, ojo no es que nacen con una persona sino que pueden reencarnar varias veces en la vida de varios humanos ya que su vida terrenal es muy pequeña comparada con la de nosotros los humanos

Otros, cuidan, protegen y esperan en el astral a sus compañeros humanos

Una vez vino a mí una señora, sufría depresión

Y le pregunte desde cuando estaba tan triste, vi la pérdida de un amor familiar tanto de ella como de la energía que estaba a su lado, tengo que confesar que creí que se trataba de un humano fallecido, pero me respondió diciendo que estaba triste desde que el perro murió, ya que era su compañía, y justo en ese momento la energía que yo veía familiar tomo la forma de Lucas que era el nombre del perro, esa energía tomo forma su color blanco y negro, su hocico, su pelo, etc.

Me conto (telepáticamente) como era su vida, a la hora de salir, lo que a él le gustaba comer, etc.

Me dijo él (refiriéndose a su amiga humana) se pone a mirar y fumar en la ventana viendo las luces de las estrellas y dice que yo estoy en una de ellas, y yo estoy a su lado también pero no miro las estrellas yo la miro a ella y consuelo…

Le dijo a su compañera, que ya sabía que había otro perro en su casa y que no le importaba y que le dejaba usar todo lo del él, todo, su hueso de juguete verde, (eso existía me lo confirmo la consultante) ese hueso era de él se lo regalo ella cuando estuvo malito, si es cierto dijo la consultante

Ese quería que lo tuviera con ella que no se lo diera al nuevo, aun no sé porque o cual era el código secreto entre ellos, lo cierto es que semanas después me trae el hueso verde y la foto de Lucas y a nuevo perro por cierto , mucho más contento y había dejado su duelo y cambiado por alegría

Y eso es asi en varias constelaciones familiares, salen los animales de la casa especialmente los perros como formas Álmicas de nuestra propia familia, mi perro una vez en casa formo parte de una constelación real, siendo un participante más de la constelación. Ellos tienen más capacidad sensorial y perciben no solamente si alguien quiere físicamente dañar a su compañero humano, sino energéticamente, así que reciben la energía primero para que no nos afecte a los humanos.

El ser humano cuando duerme, entra en otras frecuencias, al igual el perro. Tenemos desdoblamientos o viajes, (astrales o etéricos). El perro más que nada es un guardián en el plano astral, y puede ser diferente a como es en este plano físico. Probablemente asumirá alguna forma que nuestra mente reconozca para que no temamos y nos sintamos seguros, o simplemente estará como “observador”, cuidando nuestro campo energético. Existen casos documentados en los que en casas cargadas muy negativamente, el perro no quiere entrar, y si entra, muchas veces muere porque recibe todo el impacto energético.

El continuo movimiento de su cola, activa y potencia sus primeros chakras (base y sacro), aumentando el campo vibratorio de la persona. En estos chakras es donde reside la fuerza vital y la percepción extra sensorial (no confundir con “tercer ojo”). Un perro siempre va a elevar la frecuencia emocional del ser humano.

Los perros viven en promedio 8 veces menos que el humano, esto es porque como ya se dijo, vienen a una misión determinada. Nuestro cuerpo se regenera en ciclos de 7 a 10 años, muy similar al promedio de vida de un perro. Nos acompañan, nos ayudan a elevar la frecuencia emocional, a comprender el amor incondicional, a transmutar la información celular, a sanar, etc.

La razón energética del aullido del perro es porque su sensibilidad logra detectar vibraciones “negativas”, “densas” y entonces da aviso de ello (inclusive puede percibir sucesos en otras partes del mundo, o eventos que apenas van a ocurrir). Es común que muchas personas digan que antes de grandes sismos, por “coincidencia” sus perros aullaban constantemente y/o estaban intranquilos.

El perro goza de existencia multidimensional. No sólo el humano es multidimensional como lo mencionan algunos científicos estudiosos del campo de la energía, también el perro. Es por ello que sienten cuando algo le ha sucedido a su compañero.

Por “estética” se les suele cortar la cola y las orejas, esto es equivalente a mutilarlos en el plano energético (aunque se recuperan), es totalmente innecesario hacerlo. En las orejas está el chakra coronario (encargado de la conexión cósmica), por eso son como sus “antenas”. Y en la cola, como ya dijimos, está la fuerza vital. De verdad, no hay que continuar con estas prácticas, no es necesario.

Hay perros con misiones especiales, son más conocidos con misiones especiales (perros policías, bomberos, compañía de ciegos, etc.) están haciendo una función a la humanidad heroica, o como lecciones de humanidad. Hace pocos meses conocimos la historia de Capitán

Capitán, el perro que veló durante una década la tumba de su amo y murió en el cementerio

Capitán’, el perro que durante más de una década veló la tumba de su amo en la localidad argentina de Villa Carlos Paz, en la provincia de Córdoba, falleció en el mismo cementerio en el que reposan los restos de su dueño, informaron hoy medios locales.

“Nunca vi una cosa tan fiel”, explica Marta Clot, florista del camposanto, al recordar entre lágrimas a ‘Capitán’, un perro mestizo con algo de ovejero alemán que, con alrededor de 16 años, ha aparecido muerto en el baño del cementerio tras un tiempo en el que ya andaba con dificultades y había perdido parte de visión.

El can fue el regalo sorpresa que Miguel Guzmán le hizo a su hijo Damián en 2005.

Sin embargo, en marzo del año siguiente Miguel falleció y el animal desapareció de la casa familiar, aunque regresó al poco tiempo y se quedó en la calle, cerca de la vivienda durante algunos días, según relató a Efe en 2012 el director del cementerio, Héctor Baccega.

Después, desapareció de forma definitiva y la familia pensó que había muerto o había sido adoptado por otra gente, hasta que un día lo encontraron en el cementerio, sobre la tumba de Miguel.

“Yo estaba fuera con mi puesto de flores. Me creía que venía escapando de la pirotecnia, pero no. Buscaba refugio. Empezó un día a olfatear, ir y venir… y después vino la dueña y le dije: ‘¿es tu perro? Seguro que le viene buscando a Miguel, me contestó”, evoca la florista a Teleocho Córdoba sobre la llegada del perro al cementerio, en 2007.

Según contaban los habituales del lugar, ‘Capitán’ deambulaba por el lugar y al atardecer buscaba la tumba de su amo para dormir.

“Solía dormir en la tumba de su amo, pero a lo último casi no subía por el problema que tenía de cadera, estaba muy débil”, indicó Clot.

“Le faltaba el habla nada más, era un dulce total”, añadió la mujer, que se encargó de darle la medicación y de comer hasta el fin de sus días.

La idea, ahora, es que como ‘Capitán’ pasó su vida en el cementerio, sea ahí donde descansen sus restos, aunque para eso deberá haber una autorización de las autoridades locales

Menú de cierre