610 328 259 info@salvadorsuarez.es

¿Los Fantasmas existen?

¿Qué son los fantasmas?

fantasmasCuando una persona muere sólo su cuerpo físico deja de existir. Sin embargo, su cuerpo sutil (que consiste de la muerte subconsciente, el intelecto, el ego y el alma, es decir todo menos el cuerpo físico) sigue existiendo y avanza hacia las otras regiones del universo. La ilustración inferior muestra aquello de lo que estamos constituidos y lo dejamos atrás después de la muerte.

 

 

SPA-(XL)-Where-do-we-go-after-death---FINAL2

Alguno de estos cuerpos sutiles se convierten en fantasmas. Los fantasmas por definición reúnen todos los siguientes requisitos:

  • Son cuerpos sutiles.
  • Pertenecen a la región de las Tinieblas o a una de las siete regiones del Infierno, pero también se los puede encontrar en la región Tierra. Esto es porque los fantasmas de las regiones más sutiles del universo pueden viajar a voluntad propia hacia las menos sutiles como la Tierra.
  • No existen en los planos positivos del universo, es decir, en el Cielo y niveles superiores.
  • Tienen deseos insatisfechos como ansias de sexo, alcohol (cosas que sólo pueden experimentar mediante un cuerpo físico), venganza, etc.
  • Reciben placer por controlar y atormentar a los humanos y a otros cuerpos. Su objetivo general está alineado con traer injusticia a la sociedad.

El cuerpo sutil de una persona después de la muerte física se define como fantasma si sus características e intenciones son como las descritas anteriormente. No existe un proceso especial para convertirse en fantasma.

 

  • Aquí os dejamos un caso real:

Los Fantasmas ‘atacan’ el ayuntamiento de Vegas del Genil: “Cuando la vi, entré en pánico”.

La historia comienza a las 19.30 horas del pasado viernes 3 de Febrero en el ayuntamiento de Vegas del Genil, situado en el núcleo de Purchil. A un concejal le había pillado el toro con un proyecto y se había quedado trabajando el viernes por la tarde. Estaba sólo. O eso es lo que pensaba. “Hacía un frío anormal en el Ayuntamiento. Me puse el abrigo y fui al baño. Entonces empecé a escuchar ruidos extraños en el fondo del pasillo, como su alguien estuviera arrastrando una caja de folios. Enseguida grité ¡José Miguel! Pensando que el ordenanza. Pero el ordenanza hacía rato que no estaba en el ayuntamiento”, relata  un edil que forma parte del gobierno de este municipio.

El concejal temió que hubieran entrado ladrones al edificio y cogió su teléfono móvil, con la intención de llamar a la Policía, pero según cuenta, le dio miedo encender la luz. “No tengo linterna en el móvil y encendí la cámara de fotos del teléfono, hice una foto en el pasillo par que saltara el flash, y me quedé tranquilo porque no había nadie, no vi nada”, relata.

Pero al volver a su despacho, observó la fotografía que había hecho y se le heló el cuerpo. Se le pusieron todos los vellos de punta. “Entré en estado de pánico”. Y es que la foto de su móvil mostraba una especie de aparición, con la figura fantasmal de una niña pequeña en la oscuridad del pasillo. “Me encerré en el despacho, no era capaz de salir. Avisé por el grupo de Whatsapp del gobierno, donde, como era de esperar se lo tomaron a broma”, continua. Sin embargo, otro edil, a ver que su compañero estaba preocupado de verdad se acercó al ayuntamiento. “Me encontró blanco como el papel”.

Al final optaron por salir de allí y quitarle hierro al asunto, tratando de bromear. Pero al día siguiente lo comentaron con otra trabajadora y a ella no le hizo ninguna gracia. Y es que, según relata, la experiencia del concejal en el pasillo no era el primer fenómeno raro que ocurría en el ayuntamiento. “Otras compañeras han sentido fenómenos extraños y también hay inquietud por el inexplicable frío que hace en el salón de plenos, a pesar de que ponemos dos bombas de calor a 30 grados. Llamamos a los técnicos y dicen que no están averiadas”.

Sin títuloAnte el cariz que tomaba el asunto – continúa el edil- optaron por  no hablas más del tema. “Hay trabajadoras como las limpiadoras que tienen que ir por la tarde al Ayuntamiento y no queríamos asustarlas”. Pero la historia ya había saltado y el runrún de la foto de la niña del ayuntamiento de Vegas circulaba de boca en boca sobrecogiendo a los que oían el relato y veían la foto. Así que, otro concejal decidió contactar con una experta en este tipo de fenómenos y el miércoles siguiente se organizó una sesión para sacar esas “presencias” del ayuntamiento.

 “Esto siempre me ha parecido una gilipollez. Soy escéptico, no creo en absoluto. Cuando veo en la tele esos programas paranormales los quito enseguida no porque me den miedo sino porque me parecen una tomadura de pelo. Pero tengo que admitir que me cagué de miedo. Esto es surrealista, muy delicado, parece un chiste pero te aseguro que no tiene ni puñetera gracia”, comenta el edil que hizo la foto y que prefiere no revelar su identidad. “Me van a tomar por loco”, asume. Tras la sesión, la experta en Reiki le envió un mensaje agradeciéndole que hubiera ‘descubierto’ esa presencia de la niña. “Aún estoy sobrecogido. Me decía, gracias porque le has dado la oportunidad de hacer su viaje”, ilustra, con toda la seriedad del mundo.

Se contactó ayer con la experta en Reiki y “sanadora” que confirma que estuvo trabajando en el ayuntamiento de Vegas y que esa sesión existió. “Yo trabajo desde el espíritu pero no es una sesión de espiritismo”, aclara la mujer, que asegura que nació con el ‘don’ de contactar con “energías”. Su trabajo consistió, según explica, en “abrir una puerta para que salieran estas presencias que están atrapadas y no saben cómo volver”.

“Junto a la niña en esa foto había una entidad más densa que es la que provocaba a la gente la sensación de miedo, una esfera, un ser que nos acompaña cuando nacemos”, rememora. La experta en Reiki cree que en el ayuntamiento “tuvo que haber un colegio y la nena se quedó ahí”. “Hay cosas que no se pueden explicar, hay que verlas y sentirlas”, justifica. Lo que asegura es que cuando terminó “hubo un cambio brutal de temperatura” en la habitación, que todos pudieron notar.

 

Info google y salvador suarez

Menú de cierre